En 2016, México obtuvo el cuarto puesto a nivel mundial en el volumen de importación de robots industriales, por detrás de China, Alemania y Estados Unidos, según las cifras aportadas por la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Estos datos indicaban el aumento del nivel de automatización en las industrias mexicanas, siguiendo con la tendencia internacional de los sectores automoción y eléctrico. Sin embargo, mostraban un fuerte retroceso respecto al año anterior, en el que México se postuló en segundo puesto sólo seguido por China. En este período, las ventas superaron los 437 millones de dólares, comparado con 2017 donde el importe ascendió a “solo” 346 millones de dólares.

A pesar del retroceso, la Federación Internacional de Robótica (IFR) revisa al alza sus previsiones para México y estima un aumento de las ventas que alcanzarán los 9.000 robots industriales importados, por encima de cualquier otro país de América Latina, y por encima de países como Francia o España.

La preparación de México para la automatización

En 2018, el informe “Índice de preparación para la Automatización”, elaborado por ABB y The Economist puso en alerta la capacidad de la economía mexicana para la transformación industrial hacia la automatización. Con una puntuación de 40.7 sobre 100, el informe colocaba a México en el puesto 23 de 25, sólo seguido por Vietnam e Indonesia.

Este informe evaluaba cómo de preparados están los países para los desafíos y oportunidades de la automatización industrial, concluyendo que los países menos preparados deberán de reconsiderar la educación y capacitación de las personas para los trabajos del mañana.

Automatización sí, pero para pocas empresas

A pesar de ser México uno de los principales importadores de robots industriales a nivel mundial, el panorama nacional muestra como las industrias pequeñas y medianas continúan empleando mano de obra para las tareas rutinarias, existiendo aún una pequeña aversión a desarrollar y aplicar tecnologías de innovación en diferentes ámbitos.

Son, sin embargo, las grandes empresas del sector automoción y aeroespacial las responsables de la fuerte demanda de robots industriales que colocan al país en el top de compra de robots industriales, y no el sector manufacturero, que es donde se ubican las empresas de menor tamaños y que conforman el grueso del tejido empresarial mexicano.