Los AGVs están revolucionando la forma de entender la logística de una empresa, ya sea industria o sector retail. Llevan más de 25 años con nosotros, sin embargo, su popularidad está ahora en auge debido al fuerte descenso de los costes de producción, que permiten una mayor integración de tecnología avanzada a un precio cada vez más reducido.

¿Qué es un robot AGV?

Los robots AGV son, tal y como sus siglas dicen, vehículos de guiado automático, robots móviles capaces de transportar desde cargas pequeñas (los orientados al sector médico o picking) hasta cargas voluminosas de varias toneladas (los orientados a las industrias logísticas de gran volumen, construcción o minería).

Sin un conductor que deba dirigir el camino, los AGVs se convierten en un instrumento muy eficaz para la manipulación de materiales dentro de la cadena de producción, pudiendo automatizar el ciclo de principio a fin.

via GIPHY

Además, los AGVs son capaces de reconocer el entorno, pudiendo “hablar” con los demás AGVs instalados para evitar esperas o choques, pero también comunicarse con los demás robots industriales instalados, de forma que actúen exclusivamente cuando deban hacerlo, al más puro estilo Black Mirror. ¿Podemos decir que ha llegado el futuro? Podemos decirlo.

¿Qué tipos de AGVs existen?

El término AGV es un término amplio, ya que engloba a todos aquellos vehículos autónomos capaces de transportarse sin un conductor. Incluso dentro de la industria, los tipos de AGVs que nos encontramos dependen, básicamente, de la forma en la que comprenden el entorno y la ruta. Existen:

AGV de guiado láser (LGV)

Su diferencia reside en la forma de contextualizar el entorno para conocer su posición actual y objetivo. Para los LGV es necesario disponer de un complejo equipo de espejos reflectores a lo largo y ancho de la zona de travesía del robot. El LGV lleva equipado un sensor en la parte superior que lanza señales láser de forma constante en 360 grados y, dependiendo del tiempo de retorno de la señal, el robot será capaz de triangular su posición, ajustarla respecto a su mapa de movimiento (su ruta) y resolver la forma más eficiente de llegar a su destino.

AGV filoguiados

Este tipo de AGVs se desplazan por la nave guiándose por un hilo que estará instalado en el propio suelo. La complejidad de la instalación es menor, pero en contra, la ruta seguida por el AGV será fija, no pudiendo otorgar “libre albedrío” al robot para que determine rutas opcionales a seguir si la principal está obstaculizada. Así pues, para el cambio de ruta será necesario modificar el cableado del suelo y reajustarlo.

La instalación de los cables suele realizarse a una altura de entre 1 y 2,5 cm de profundidad, por lo que un cambio de ruta implicará un esfuerzo extra a considerar para cualquier empresa que esté optando por un modelo de este tipo.

AGV con sistema de navegación inercial

Como alternativa al guiado por láser están los AGVs dirigidos por un sensor inercial o giroscopio, algo similar al que podemos encontrar en cualquier teléfono móvil de hoy en día, y que sirve para determinar los cambios de dirección del robot.

Para este sistema es necesario instalar pequeños imanes a lo largo del recorrido que puedan corregir las diferencias de medición que se produzcan. Gracias a esta tecnología, el sistema se vuelve robusto al no requerir la compleja instalación de los AGVs por guiado láser. A cambio, obliga a perforar el pavimento para instalar los imanes, lo que puede resultar poco factible para muchas industrias.

AGVs de visión artificial

Este tipo de AGVs reconocen mediante visión artificial una tira de espejo catadióptrico con el que calculan la desviación y posicionamiento del robot, lo que le permite corregir la ruta. Dependiendo de la ruta que lleve cargada el robot y la distancia que haya obtenido de su medición, será capaz de realizar movimientos en la ruta para continuar hacia el punto objetivo obviando cualquier obstáculo.

AGV optoguiados

Los AGVs optoguiados tienen un funcionamiento similar a los filoguiados en el sentido de que se guían por un hilo conductor que marca la ruta a seguir. La principal diferencia reside en que este tipo de AGVs hace una lectura no de un cable, sino que sigue una marca o raya pintada en el suelo, pudiéndose emplear también bandas adhesivas.

Existen alternativas dentro de los AGVs optoguiados en los que no se emplea la lectura por bandas, sino que se instalan unos códigos de barras en el pavimento que irán marcando las directrices a los robots que las lean.

Este tipo de AGVs son muy válidos en superficies muy extensas donde la ruta de los robots no cuente con excesivas variaciones.

El optoguiado es el AGV mayoritariamente demandando por nuestros clientes, siendo de industrias tan diferentes como la logística, sector salud, alimentación o minería. La gran demanda se debe a que la instalación de un AGV optoguiado resulta mucho más económica que la requerida para un LGV, y más económica y factible que la instalación para un AGV filoguiado.

El AGV en la actualidad

Los AGVs están batiendo records de venta y lo seguirán haciendo año tras año, creciendo con una tasa del 15,8% anual a nivel mundial hasta 2025.

A pesar de que el alto coste de la instalación pueda suponer una agravante para apostar por ellos, la realidad es que los costes se transforman en un retorno muy alto de la inversión en el largo plazo. Por ejemplo, desplegar cinco AGVs durante tres turnos de trabajo puede generar un ahorro para una industria de más de 1,56 millones de euros durante cinco años de operaciones. Además, según los últimos análisis, la rentabilidad de un AGV comienza a ser positiva en los primeros 15 meses desde su puesta en marcha, lo que arroja unas cifras de amortización superiores a las de cualquier otro robot industrial.

En definitiva, Todos ellos son capaces de reconocer objetos, definir patrones de seguridad, activarse o desactivarse en función de la necesidad de la producción, e incluso de acudir de forma autónoma a su centro de carga, por lo que la diferencia de costes será principalmente el factor decisivo a la hora de optar por un tipo de AGV u otro.

Si estás pensando en adquirir un AGV para tu industria, o simplemente necesitas ampliar la información acerca de ellos, ponte en contacto con nuestro equipo. En Atlas Robots somos ingenieros expertos en robótica industrial y conocemos a la perfección las necesidades de tu sector. ¡Lánzate, robotízate!